El peeling médico es una técnica muy útil para mejorar el aspecto de la cara, cuello, escote, antebrazos, etc. Consiste en la renovación de las capas superficiales de la piel, siendo sustituidas por otras nuevas de mejor calidad, con menos manchas y arrugas, y mejor textura, obteniendo una piel renovada y lisa de aspecto más joven y luminoso. El peeling puede ser físico o químico y, según el agente utilizado, se obtienen distintos beneficios: aumento del colágeno y elastina de la piel, disminución de las arrugas, aclarado o eliminación de manchas, reducción de la cantidad de grasa y bacterias en la superficie de las pieles acneicas, mejora de las cicatrices de acné o varicela, etc.

Aunque el peeling está indicado en casos de envejecimiento cronológico, fotoenvejecimiento y para el tratamiento de manchas y de acné, también puede emplearse en personas sin ninguna patología, simplemente con el fin de mantener una piel sana, lisa, tersa, luminosa y libre de impurezas. Por tanto, el resultado del peeling es una piel renovada, de aspecto joven y con una mejora extraordinaria en su textura.

Dependiendo del poder de penetración de la sustancia empleada en el peeling, se eliminarán más o menos capas de piel. De hecho, la piel no se pela en todos los casos y no por esto es menos efectivo el peeling. Es decir, no hay que asociar peeling facial con que se pele la piel de la cara. Es fundamental la preparación de la piel, en función del tipo de piel de cada paciente, la concentración y orden adecuado de cada sustancia empleada, además de su pH y el tiempo preciso de exposición en función de la respuesta individual de cada paciente. Los peelings superficiales y medios se realizan en la consulta de Dermatología de forma ambulatoria, y tienen un alto grado de tolerancia, minimizando el riesgo de posibles efectos secundarios.

Es necesaria la aplicación de protección solar en la zona tratada. La periodicidad del peeling dependerá del objetivo del tratamiento así como de la sustancia empleada. En los peelings para aportar luminosidad al rostro se pueden realizar sesiones semanales o quincenales; una vez obtenidos los resultados deseados, se puede hacer una sesión de mantenimiento cada mes o mes y medio.

Start typing and press Enter to search