En la piel pueden aparecer con mucha frecuencia lesiones como consecuencia de infecciones por hongos, por bacterias o por virus.

Las verrugas víricas, o verrugas vulgares, producidas por determinados virus del papiloma humano, aparecen con más frecuencia en los dedos de las manos, en las plantas de los pies, o en otras localizaciones como los labios. Las verrugas víricas son una enfermedad contagiosa y pueden extenderse de una zona a otra por tocárselas el propio paciente (a veces en los labios, por morderse los dedos con verrugas), de un sujeto a otro también por contacto directo o, en ocasiones, por andar descalzo en duchas públicas. El tratamiento de las verrugas dependerá de su tipo, número, tamaño y localización, de la experiencia del médico o podólogo, y del deseo del paciente (a veces se curan solas). Muchas veces, se acude al dermatólogo cuando han fallado los tradicionales antiverrugas tópicos queratolíticos. Para casos rebeldes, se puede recurrir a métodos terapéuticos más invasivos, como la electrocirugía, la crioterapia con nitrógeno líquido o varios tipos de láseres dermatológicos que, si bien son más efectivos, pueden producir una herida que tarda días o semanas en curar, con el inconveniente para la vida cotidiana del paciente.

La pitiriasis versicolor son los típicos hongos que aparecen en la espalda, o en otras localizaciones, sobre todo en verano y en personas predispuestas, por lo que pueden recurrir de un año para otro. Por ello, aparte de hacer el tratamiento antifúngico adecuado, cuanda haya una infección activa, con fármacos orales o tópicos, a veces conviene prevenir las lesiones con geles de ducha especiales durante los meses más  calurosos. Otras micosis son más inflamatorias y contagiosas, como ocurre con las distintas formas de tiñas: de cuero cabelludo, de ingles, de cara, etc. Las micosis, con relativa frecuencia pueden confundirse con infecciones por herpes y, no tratadas a tiempo, o tratadas de forma incorrecta, pueden extenderse y ser más difíciles de tratar. En algunos casos pueden dejar secuelas permanentes como la alopecia cicatricial tras una tiña de la cabeza, más frecuente en niños.

Las infecciones bacterianas de la piel pueden manifestarse como foliculitis (puntos de pus coincidiendo con folículos pilosos), impétigoerisipela o celulitis. Pueden precisar, según el tipo de infección, tratamiento antibiótico tópico y/o sistémico, sobre todo oral.

verrugasviricas

Start typing and press Enter to search